Inundaciones en Cartagena

Inundaciones en Cartagena

Buenos días, por decir algo, aprovechando los días que tenemos últimamente, me ha dado por investigar algo sobre las riadas anteriores que ha habido en Cartagena, nuestra ciudad, la cual, ha sido golpeada por inundaciones en diversas ocasiones, como la de San Miguel en 1919 , San Lucas en 1545, o San Ciriaco en 1558, en las redes se encuentran referencias de inundaciones en Cartagena desde la edad Media o incluso de la primera que se tiene referencia en la Época de Julio Cesar año 47 A. C.

De todas ellas, la más importante, parece ser que fue la de Santa Catalina

esta ocurrió el 23 de Noviembre de 1694, comenzó durante el día del 24, y llovió toda la noche hasta el 24.

Durante todo el día del 23, el cielo se volvió gris y el viento soplaba con gran fuerza, la gente permanecía encerrada en sus casas y Cartagena se convirtió en una población fantasma.

Os comparto un trocito que he encontrado en el blog de Cartagena Antigua…

“La mañana del día 24 la tormenta arreció considerablemente. Agua y viento, unidos, arrastraban cuanto aparecía a su paso. Gigantescas olas penetraron en la ciudad a través de la Plaza Mayor inundando las calles Real y Mayor. Por Poniente, en el espacio que hoy ocupa el Arsenal, el mar penetró hasta el Almarjal estallando en elevados chorros al chocar con las aguas que, procedentes de las ramblas, venían a desembocar al mar. En el puerto, los destrozos fueron innumerables. Así lo cuenta Federico Casal: “Las embarcaciones bailaban como débiles plumas sobre las encrespadas olas; dos galeras de la Real Escuadra que en el puerto debían invernar fueron maltratadas brutalmente, perdiendo todos sus pertrechos, velamen y arboladura, y aterrada la chusma que la tripulaba y desobedeciendo a sus jefes, se lanzaron al mar, donde perecieron, siendo imposible toda salvación. El bergantín de S.M. que hacía la carrera de Orán, rompió áncoras y amarras y fue a estrellarse contra las rocas de la montaña que mira la levante (Galeras) y en el Batel fue destruido un vagel puesto en quilla, propiedad de una cartagenero que hacía el corso por nuestras costas”. Los pescadores perdieron todas sus barcas e instalaciones. Muchos edificios de la ciudad sufrieron daños irreparables, entre ellos el Palacio Consistorial y las Casas del Rey.

Finalmente, ante la insistencia de los ruegos y oraciones del pueblo, los santos Fulgencio, Isidoro, Leandro y Florentina intercedieron de alguna forma y la borrasca cesó.”

Si buscamos en la historia, veremos que suelen coincidir en fecha las inundaciones y borrascas en nuestra ciudad de forma habitual.

Y con esto cerramos nuestro blog hoy, no guardéis los paraguas que aún quedan lluvias para esta semanita. Si queréis comprar o alquilar una vivienda, os recuerdo que podéis contactar con nosotros aquí. Si os gusta, os pido que compartáis. Gracias por leernos.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.